El uso que le damos a las agendas

Si eres de esas personas despistadas a las que se les pasa todo por alto, quizás deberías hacer uso de las agendas un complemento perfecto que hace que las personas despistadas como tu puedan tenerlo todo a mano. Hubo un tiempo en el que parece que eran más utilizadas, la llegada de las nuevas tecnologías y el hecho de informatizarlo todo hizo que las dejáramos un poco de lado, los nuevos aparatos como los teléfonos hacen que demos de lado a la escritura, a poner corazoncitos justo a la nota que acabamos de apuntar, asteriscos graciosos incluso esa clase de emoticonos que aparecieron antes de que llegara WhatsApp. Las agendas en todo su esplendor son muy bonitas, en diferentes papelerías podemos encontrar un buen surtido de diferentes modelos y colores para todos los gustos, tan solo es necesario decantarse por una, es verdad que hay gente a la que le cuesta y hay veces en las que compra varias, pero no hay necesidad ya que no se le va a dar uso a las dos.

La verdad es que estaría bien volver a esas cosas que tanto nos gustaban antes, a utilizar la agenda casi como un diario, a pintar en las hojas en blanco como si fuéramos unas colegialas, pero si de verdad supiéramos lo que nos ayuda una agenda jamás la sacaríamos de nuestro bolso. Por ejemplo, como bien digo las despistadas pueden hacer uso de sus agendas en cualquier parte bien para apuntar o bien para mirar lo que tienen apuntado, se acabó eso de olvidar cumpleaños, o la contraseña de tu móvil encriptada para que nadie lo sepa. Por supuesto en el colegio, instituto o universidad es donde más uso se le da, aunque no se debe pasar por alto cualquier tipo de consulta donde las utilizan para apuntar el nombre de la persona que va a ir hacer una visita.

Podemos decir que el uso de las agendas es mayor en puestos laborales, pero como bien decía antes en la edad escolar sirve de mucho para sentirse completamente organizado. Atrás quedan los deberes que se quedan sin hacer porque se han olvidado, las fechas de los exámenes tan importantes para unos buenos resultados. En definitiva, para una cosa u otra nos damos cuenta que el uso de las agendas en todavía imprescindible, así que es mejor que no dejemos ni por un momento de usarlas.