Yo sí recurriría a los implantes de cabello para mujeres

Me gustaría hablar sobre MyBody Moon, una empresa que propone algo que es, cuanto menos, muy novedoso en España. Se trata de viajar a Estambul para implantarse cabello mediante la técnica FUE, la más avanzada y prestigiosa de todas.

Ellos se encargan de realizar toda la gestión, te buscan el alojamiento y se encargan de concertar todas las pruebas que necesitas y las visitas a la clínica. Incluso se ofrecen a reservar días extras de estancia para que se aproveche la ocasión para realizar turismo.

Son de fiar, ya que llevan años realizando este trabajo en Francia con éxito. Allí ya han confiado en ellos muchos hombres y mujeres. Y es que las mujeres, aunque cueste reconocerlo, también sufrimos de alopecia.

La alopecia no es algo para esconder

Si para los hombres eso de quedarse calvos es a veces muy traumático, para las mujeres lo es todavía más. Ellos se rapan la cabeza y afirman que está de moda, pero a nosotras no nos queda ese consuelo así que toca jugar con la colocación del pelo y los peinados hasta tapar todas las calvas.

Si resulta que hemos perdido pelo en general, viéndose el cuero cabelludo, la única solución para que nadie se dé cuenta es utilizar pelucas de pelo natural, algo bastante caro y que más pronto que tarde acaba quedando en evidencia.

Desde luego, si fuera mi caso, yo me pensaría seriamente el acudir a una de estas clínicas en Estambul aunque tuviera que financiarlo con un préstamo. Viendo lo que cuesta, no sería tan difícil pagar una pequeña cuota todos los meses y dejar atrás cualquier complejo.

Las mujeres la padecemos más de lo que se cree

Cada vez más mujeres padecen de alopecia, así que nunca puedes decir que no te va a tocar. No importa si ahora tienes una cabellera imponente y espesa. El estrés es una de las causas de aparición de calvas que pueden acabar siendo permanentes. Y también ocurre por culpa de ciertos medicamentos.

Además, al llegar la menopausia el pelo puede debilitarse por los cambios hormonales y caerse. Muchas mujeres han sufrido esto y se han visto obligadas a cortar su melena y adoptar una imagen mucho más de señora mayor. Hoy, una mujer de cincuenta, incluso de sesenta años, sigue siendo joven y tiene todo el derecho a cuidar su imagen. Por eso, yo tengo muy claro que si me toca a mí, recurriré a los implantes de cabello.